23 octubre 2013

¿Jugamos?

Subgénero: Erótico Contemporáneo
Antología: Historias de Deseo
Año de publicación: 2013
Amazon Digital Services
Formato: Kindle
Tamaño del archivo: 316 KB
Longitud de impresión: 14 páginas
ASIN: B00G0UA8GU
Precio: 1.00 USD / 1.00 EUR
Smashwords (Barnes & Noble, iTunes, Sony Reader, Kobo, Diesel, Paypal)
Formato: Kindle, Epub, PDF, LRF, Palm Doc.
Palabras: 4140
ISBN: 9781311387967
Precio: 1.00 USD
Sinopsis: El padre de Nohora ha perdido su fortuna jugando a las cartas con Peter. Ella debe ir a reclamar lo que ese miserable le ha quitado. Entonces él le propone un trato: volver a jugar y esta vez el botín será ella misma. ¿Aceptará?


Era un maldito miserable, un canalla sin honor. 
Peter era un ser despreciable que se había aprovechado de su pobre padre, para quitarle todo lo que tenía. Ahora, en ese último juego, Peter le había robado no sólo hasta el último centavo, sino también su dignidad.
Nohora se paseaba de un lado a otro en la antesala de la oficina de ese miserable. Había ido a cantarle sus verdades y a reclamarle por su canallada en cuanto su padre le había contado lo que había pasado. 
El día anterior, en un prolongado juego de cartas, su padre había intentado recuperar la empresa que había perdido días antes, pero sólo había logrado perder el dinero y la casa, lo único que le quedaba.
Así que se había armado de valor y había ido a enfrentar a aquel desalmado para exigirle que le devolviera lo que era su patrimonio. Su padre estaba enfermo por las apuestas, por el juego, y nadie debería tomarlo en serio, nadie tenía que haber apostado con él si tenía un poco de honor. 
—Siga, señorita —dijo la secretaria antes de conducirla a la oficina de esa hiena.
Era un lugar amplio y muy bonito. El lujo de los muebles revelaba que aquel infeliz no escatimaba en gastos. ¡Claro, con lo que le robaba a los demás!
—Buenas tardes, Nohora, es un gusto volver a verte.
La voz que llegó hasta ella la hizo girarse para quedar tremendamente sorprendida. 
Ahí estaba. Hacía mucho tiempo que no lo veía, tanto que había casi olvidado lo atractivo que era, había sacado de su mente que era un perfecto dios griego con cabello castaño rizado, ojos negros penetrantes, mentón firme, boca sensual y piel morena. Además tan alto, con el cuerpo atlético debajo de ese elegante traje y una voz que parecía encantar. 
De súbito sintió que un estremecimiento se apoderó de su concha llenándola de una grata calidez. Era increíble que con sólo verlo y escuchar su voz su cuerpo reaccionara así.

Sigue leyendo...

Comprar Ebook en




Relato de la antología Historias de Deseo


 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios están moderados, aparecerán sólo si no es smap, propaganda o troll. Recuerda que "si no tienes nada agradable que decir, mejor no digas nada". Gracias.

Los escritos aquí publicados tienen copyright ©. Se prohibe la difusión por cualquier medio sin consentimiento previo.

Chantal Paulette