07 agosto 2010

Soberbiamente Apasionado

Subgénero:Contemporánea
Serie:Ninguna
Protagonistas:Aaron y Aly
Año de publicación:2010

E─BOOKAmazon Digital Services
Formato: Kindle
Tamaño del archivo: 226 KB
Longitud de impresión: 127
ASIN: B005FG6026
Precio: UD $ 4.00, EUR $3.2

Smashwords
Formato:Kindle, Epub, PDF, LRF, Palm Doc.
Palabras: 31889
ISBN: 9781301963157

IMPRESO 
CreateSpace
Tamaño :5.5" x 8.5"
Páginas:226
ISBN/EAN13:147822746X / 9781478227465



Aarón Cassidi es el hombre más orgulloso y soberbio de toda la empresa constructora. Cree que no hay nadie mejor que él en ningún aspecto, así que cuando Aly, una joven arquitecta de carácter sencillo y humilde, llega a desafiar su vanidad, se jura demostrar ante todos que él es muy superior y ponerla en su lugar. El problema radica en que Aly es una mujer muy hermosa y que despierta en él un deseo tan poderoso que como nunca antes lo había sentido por otra mujer.
Aly siempre ha odiado la soberbia y la presunción, más si viene de un hombre que cree que es el único en el mundo merecedor de fama y poder. Sin embargo, la atracción por Aarón, ese hombre altivo y vanidoso, es más fuerte de lo que jamás había sentido por alguien.
Inicia así una pequeña batalla de personalidades, una batalla que está mediada por el intenso deseo y la candente pasión que surge sin que los dos puedan evitarlo: ¿quién ganará esa guerra?


Descargar el primer capítulo


Comprar Ebook en


Comprar Impreso en


Fragmento del capítulo 4
 
La boca de Aly recibió ansiosa la lengua de Aarón, esa lengua que había extrañado y añorado toda la noche. Su boca la succionó deleitándose en el sabor masculino más incitante que había probado en su vida.
Aarón sintió que la pasión de su cuerpo aumentaba con la respuesta apasionada de Aly: la semierección que había estado tratando de controlar se convirtió en una poderosa vara de acero que empujaba hacia fuera desde sus pantalones. Estrechó más a la mujer que tenía en sus brazos y la hizo sentir el efecto que provocaba en él.
Los gemidos de la mujer se intensificaron al notar la respuesta apasionada del cuerpo de Aarón. Sus manos femeninas comenzaron a acariciar el cabello del hombre, empujando su cabeza más hacia ella para no permitirle romper el beso.
Las manos de él bajaron por su cintura y recorrieron las nalgas redondas, las mismas que tanto añoraba morder y besar. Siguió bajando hasta tocar el límite de la minifalda. Luego, con impaciencia tomó la falta por el dobladillo y la levantó dejando al descubierto las piernas largas enfundadas en medias que llegaban hasta la mitad del muslo y un diminuto tanga negro que cubría el monte de venus pero dejaba al descubierto los preciosos glúteos.
Con la misma pasión con la que continuaba besándola, las manos masajearon y excitaron las nalgas de la joven. Primero las acariciaba suavemente para después estrujarlas un poco más fuerte y volver a aplicar el masaje delicado.
Aly jamás se imaginó que unas cuantas caricias a sus nalgas pudieran provocarle todo lo que estaba sintiendo. Su concha estaba produciendo mucho más líquido del que era capaz de guardar y estaba cayendo sobre su tanga mojándolo. Sentía en esa parte de su anatomía una excitación demasiado fuerte; una sensación de añoranza y de vacío que nunca antes había sentido. Sí, las caricias eran magníficas, pero necesitaba algo más: necesitaba ese hombre llenándola ahí.
Aly se sintió intrépida y deslizó sus manos por el cuerpo del hombre y se posaron sobre el enorme bulto que a duras penas ocultaba el pantalón. Lo acarició un poco, sintiendo que Aarón comenzaba a mecerse hacia adelante y hacia atrás, acompasando los movimientos de las manos femeninas. La boca de él la liberó por un instante y soltó un ronco gemido de deleite por lo que ella le estaba haciendo. Aly se sintió poderosa ante esa respuesta y se decidió a avanzar.












6 comentarios:

  1. ¡Felicitciones por tu publicación! Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  2. Guau
    Que inicio.
    Me deja con ganas de más
    Y si el resto está igual, tendré que comprarla ya mismo.
    Felicidades, Chantal, escribes genial.

    ResponderEliminar
  3. Una historia muy intensa, me gusta también!!
    Besos

    ResponderEliminar

Los comentarios están moderados, aparecerán sólo si no es smap, propaganda o troll. Recuerda que "si no tienes nada agradable que decir, mejor no digas nada". Gracias.

Los escritos aquí publicados tienen copyright ©. Se prohibe la difusión por cualquier medio sin consentimiento previo.

Chantal Paulette